38% de los pastores en E.E.U.U. han considerado seriamente abandonar el ministerio a tiempo completo, según una encuesta publicada en 2021 por Barna.com

La pandemia, el encierro, la pérdida de empleos y oportunidades ha develado la realidad de muchas personas y esto a su vez ha expuesto a los consejeros a problemáticas desconocidas o inimaginables en un entorno cristiano, la carencia que complica estos casos es el desconocimiento de la Palabra para contrarrestar eficientemente estos problemas, y como decimos en México: no son falta de ganas. El problema no es que los consejeros no quieran prepararse mejor, el tema es que entre tantos casos brotando cada día el tiempo falta para encontrar la Palabra que traiga paz y fortaleza al consejero y al aconsejado. 

El agotamiento emocional y físico en los ministros está haciendo estragos en la iglesia como uno de los resultados de esta pandemia, el porcentaje de pastores desanimados no debe ser inferior en Latinoamérica, la única diferencia es que no se ha medido de manera oficial. Hoy en día una de las cargas más difíciles para llevar a cabo por los consejeros es la necesidad de aconsejar y ser aconsejados, pero no solo al tenor de un “consejo” o a la luz de la experiencia, sino a la luz de la Palabra de Dios. El consejero bíblico debe beber de la Fuente de la sabiduría para poder ministrar de aquella agua viva que sacia eternamente al necesitado.

Todos somos consejeros, la pregunta es: ¿Somos consejeros bíblicos? A todos nos han preguntado o nos preguntarán sobre algún tema inesperado, ¿Hacia dónde les guiaremos? ¿Cuál será el consuelo? La belleza de la consejería bíblica es que hay un doble beneficio, pues tanto al consejero como al aconsejado nos guiará siempre hacia Jesucristo, el Pan de Vida, la Fuente de vida eterna, nuestra paz.

Es menester del consejero estar enteramente preparado para toda buena obra, pero ¿cómo puede ser esta una realidad sin descuidar la urgencia de aconsejar? ¿De qué confiables herramientas puede echar mano el consejo para lograr el cometido? El Software Bíblico Logos es ese aliado ministerial ideal que administra poderosas herramientas para el socorro del consejero, ¿Puedes imaginar un asistente personal que en segundos ponga delante de ti toda la información pertinente a la necesidad de tu consejería? Imagina este escenario:

-Amigo, tengo un problema, he descubierto que mi hijo tiene en secreto diversas prendas de ropa interior femenina y las usa a diario. Estoy desesperado y preocupado por las consecuencias de su extravío. ¿Qué puedo hacer, cómo debo afrontar esta situación con él, cómo puedo ayudarlo?

¿Qué haces como consejero? ¿Cómo respondes a este escenario inesperado? No olvidamos que el propósito de la consejería es reflejar en este caso la gloria del Hijo llena de gracia y de verdad. Es aquí donde entra la bendición del uso de herramientas como Logos y recursos profesionales como Los Manuales de Consejería de Tim Clinton, lo único que tengo que hacer después de orar al Señor es escribir: “Travestista” y Logos se encarga de lo demás, en segundos tengo a la mano una guía completa que incluye:

  • Definiciones y reflexiones clave
  • Preguntas de evaluación para la entrevista.
  • Consejos sabios fundamentados en la palabra.
  • Pasos de acción en la consejería.
  • Perspectiva bíblica.
  • Consejo Bíblico.

Además de equiparte con las respuestas adecuadas para las preguntas más inesperadas, con Los Manuales de Consejería de Tim Clinton tendrás una excelente herramienta para capacitarte en tus tiempos de estudio, a un simple clic de distancia. 



No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!