¡Cómo ha cambiado el mundo en el último milenio! Antes del siglo 15, no existía humano que poseyera un libro, no se diga una Biblia personal. Con el invento de la imprenta todo cambió. Los libros ya no tenían que copiarse manualmente, su tamaño se redujo y se hizo portátil, el libro cabía en la alforja del caballo. 

La era digital trajo una segunda revolución. Para comenzar, el libro se ha ensanchado más allá de la portada, no importa cuantas páginas tenga, pues todo cabe en la alforja digital, y los dispositivos nos acompañan más que el caballo, a todo lugar.

Logos ha aportado otra innovación. La tecnología para llevar contigo no solo un libro, sino toda una biblioteca de cientos de libros ¡Una realidad que en  la antigüedad era inconcebible! Lo más asombroso, es que a diferencia de una biblioteca tradicional en donde muchos libros quedan con el papel nuevo, inexplorados, los poderosos buscadores dentro de las bibliotecas Logos, penetran más allá de lo que revela el índice del libro, sin dejar jota o tilde sin ser revisada. 

Pero a las innovaciones tecnológicas se suman las oportunidades comerciales. Una biblioteca es más costosa que un libro. En esto también Logos se distingue. Cuando adquieres una biblioteca Logos, estás pagando alrededor del 15% del valor real del libro. Y aún se pone mejor, esto es antes del descuento. Por esto el usuario de Logos sabe tener bibliotecas de cientos de libros de todo ángulo de estudio bíblico, una cantidad y calidad de contenido nunca antes enfrentada por el cristiano del pasado.

Si a ti te apasiona estudiar la Biblia, eres un privilegiado, vives en la época en que se puede escudriñar las Escrituras como nunca antes y crecer en el conocimiento de ellas a tus anchas. Agustín, Lutero, Calvino, los Puritanos y el mismo Carlos Spurgeon habrían soñado tener una herramienta como tal. 

Aprovecha esta gran innovación tecnológica y comercial, pues durante el mes de abril las bibliotecas están a un insólito 20% de descuento. 



No te lo pierdas

Recibe lo último en noticias, contenido, y más de Ayuda pastoral —¡inscríbete hoy!