Recuperando el gozo en la enseñanza

Maestro enseñando a alumno con una libreta. Recuperando el gozo en la enseñanza.

Una conversación con Thomas R. Schreiner

No siempre reflexionamos sobre esto, pero los estudiantes llegan a conocernos. Saben lo que amamos, y saben al menos en cierta medida cómo somos. Cualquier buena charla, incluso si es en una clase grande, debería estar abierta a la discusión. Así que regularmente invito a los estudiantes a hacer preguntas, y regularmente digo: ¿Alguien tiene algo más que decir?

Respeto hacia nuestros estudiantes y escuelas, es lo que sustenta un valioso llamado a enseñar, observa Thomas R. Schreiner, Profesor James Buchanan Harrison de Interpretación del Nuevo Testamento y decano asociado de la escuela de teología en el Seminario Teológico Bautista del Sur, en Louisville, Kentucky.

A medida que Schreiner se prepara para entrar en su quinta década como profesor, encuentra que este respeto proviene de cultivar su propia relación personal con Dios, lo que evita que el cinismo se apodere. Schreiner ha escrito varias obras clave, como el volumen de Romanos en la serie de Comentarios Exegéticos de Baker sobre el Nuevo Testamento e Interpretando las Epístolas Paulinas (Baker, 2011). Recientemente, Schreiner se sentó con el editor de Didaktikos, Douglas Estes, para hablar sobre la enseñanza, la publicación y mucho más.”

Enseñar Bien

Estes: ¿Qué es lo que una buena enseñanza significa para ti?

Schreiner: Diría que depende del tema. Cómo enseño el Nuevo Testamento, creo que la mejor manera de comunicar ese tema es a la antigua, y eso es a través de una clase tipo conferencia Y sé que las conferencias no son populares en todos los aspectos, pero aún así creo que son muy efectivas, especialmente cuando se trata de comunicar el tipo de contenido que tenemos en los libros del Nuevo Testamento.

Mi experiencia es que a los estudiantes les encantan las conferencias (si las conferencias se preparan bien). La clave para los profesores es que estemos emocionados con el tema, y eso se manifiesta de diferentes maneras a través de diferentes personalidades. Los estudiantes perciben y saben si estamos aburridos con lo que estamos haciendo, pero con suerte, no lo estaremos.

Dado especialmente a nuestro tema, creo que hay una dimensión espiritual en ello. No siempre reflexionamos sobre esto, pero los estudiantes llegan a conocernos. Saben lo que amamos, y saben al menos en cierta medida cómo somos. Cualquier buena charla, incluso si es en una clase grande, debería estar abierta a la discusión. Así que regularmente invito a los estudiantes a hacer preguntas, y regularmente digo: ‘¿Alguien tiene algo más que decir?’ —lo que invita a los estudiantes a no estar de acuerdo conmigo. Así que a veces digo: ‘¿Alguna reflexión, observación, refutación?’ Y no estoy bromeando. Quiero estar abierto a la opinión de los estudiantes.

Estes: El otro día estaba haciendo algunas investigaciones, y estaba leyendo el libro de David Gooblar, publicado por la Universidad de Harvard, sobre la enseñanza efectiva en el aula universitaria. Básicamente dice que a pesar de todos los años que la gente ha hablado sobre la variedad de estilos que son mejores que la clase tradicional, la verdad es que, en cualquier prueba ciega que hicieron, los estudiantes no aprendieron mejor con estilos de aprendizaje activos, clases invertidas u otros enfoques que con únicamente las clases tradicionales.

Schreiner: Wow, eso es fascinante. Eso encaja con mis prejuicios, al menos, y mi experiencia como estudiante, también. Mis clases favoritas como estudiante eran las clases magistrales, claro, si el profesor era excelente. Si tienes un excelente profesor, entonces los estudiantes por consecuencia florecen. E igual, si estás dando una charla durante mucho tiempo, necesitas descansos para no saturar a tu clase. 

Es importante dejar que tu personalidad se muestre. Todos tenemos diferentes sentidos del humor, por eso, deja que tu sentido del humor se muestre a tu clase. A los estudiantes les gusta eso. Cuando estoy dando una clase, me permito usar el humor para hacerla más ligera a veces. Mi mentor, mi supervisor en mi programa de doctorado, Don Hagner, era un gran defensor de la clase tradicional, y sé que Don me influenció de esa manera.

Manteniendo la atención de los estudiantes

Estes: Mientras damos la clase, ¿cuáles son algunas formas en las que podemos conectar con los estudiantes? ¿Qué estrategias has encontrado efectivas para captar la atención de los estudiantes en esta época?

Schreiner: Cada situación es diferente, ¿verdad? Yo enseño a estudiantes de posgrado que están interesados en el tema, que quieren dedicarse al ministerio. Sería un esfuerzo completamente diferente si estuvieras en un aula y sabes que algunos de los estudiantes no quieren estar allí. Eso es un desafío que no he enfrentado desde hace mucho tiempo. Sea cual sea la situación en la que te encuentres, es importante comunicar a los estudiantes por qué lo que están estudiando es importante.

¿Qué diferencia marca en la vida? Creo que ese es un elemento importante de cualquier clase. Si los estudiantes no perciben o entienden por qué lo que estamos hablando es importante, van a desconectarse y no van a escuchar.

Lo siguiente que voy a decir es difícil de practicar, porque de alguna manera es intuitivo, pero los buenos maestros siempre están al tanto de lo que está sucediendo en el aula. Hay una sensación en los buenos maestros; saben lo que la gente está pensando, están atentos al lenguaje corporal de los estudiantes. Tienen una idea de cuándo los estudiantes comienzan a aburrirse y necesitan cambiar un poco las cosas. Eso es difícil de cuantificar o de explicar porque, honestamente, ese tipo de conciencia social o vínculo emocional con los estudiantes probablemente es algo que tienes o no tienes.

Estes: Tienes razón, depende mucho del salón de clases. Esta idea de la conciencia emocional, cuéntame un poco más sobre eso. ¿Has visto ejemplos de profesores que tienen una buena conexión emocional con los estudiantes?

Schreiner: Es algo intuitivo si alguien está orientado de esa manera, y se manifiesta antes y después de la clase también. Y los estudiantes saben que no tenemos todo el día para hablar con ellos, ¿verdad? Todos están ocupados, pero hay una manera de mostrar preocupación por los estudiantes cuando entran y cuando salen, y una manera de respetar y honrar sus preguntas y comentarios, y los estudiantes reconocen cuando los profesores los honran como estudiantes.

Una forma en que eso se manifiesta en los maestros es cuando honramos y respetamos a los estudiantes que no están de acuerdo con nosotros en el aula, y no los menospreciamos de ninguna manera o los despreciamos. Esa es una dimensión de ello. Pero hay una especie de amabilidad y alegría que se manifiesta de diferentes maneras y en diferentes personalidades que nosotros, como maestros, podemos expresar. Otra forma de decirlo es que los estudiantes perciben si los amamos y realmente nos preocupamos por ellos.

Estes: Mencionaste tu relación con tu asesor, Don Hagner. Digamos que tienes un joven profesor que acaba de terminar su doctorado. ¿Qué consejo le darías sobre cómo enseñar bien?

Schreiner: No sería muy diferente de lo que acabamos de hablar, pero es muy importante como joven profesor ser evaluado. Recomendaría traer supervisores, amigos si pueden, que sean talentosos a tu salón de clases, para que te puedan dar consejos sobre cómo mejorar. Creo que esa es una dimensión crucial para crecer como profesor. Pero aparte de eso, la clave es: ¿Amas tu materia? El entusiasmo por tu materia es evidente para los estudiantes. Los estudiantes pueden percibir si los profesores aman lo que hacen.

Los estudiantes me hablan sobre los profesores, y casi siempre hablan sobre las cualidades personales de ese profesor. Y casi siempre se reduce a cómo el profesor ama la materia y es contagioso para los estudiantes. Lo captan y se deleitan en ello.

Evaluación

Estes: Mencionaste la evaluación. ¿Hay algo más que un profesor con dificultades pueda hacer, especialmente si tienen problemas con las clases magistrales? ¿Qué recomendarías?

Schreiner: No soy un experto en eso. Solo miro mi propia experiencia como joven profesor, y no aprendí a enseñar principalmente de clases sobre cómo enseñar, si eso tiene sentido. No estoy menospreciando esas clases, pero aprendí a enseñar viendo a buenos maestros. Diría, “¿Por qué? ¿Por qué amo esta clase?” Entonces, si una persona está en ese punto, está comenzando a enseñar, y no ha absorbido eso, entonces será más difícil. Pero le pediría a esa persona que reflexionara sobre las clases que ama.

Ahora, quizás deberíamos tener una calificación aquí. Quizás alguien sea muy académico, y por lo tanto se conecte con clases y profesores con los que la mayoría de los estudiantes comunes no se conectarían. Pero entonces, si ese es el caso, necesitan ideas de otros. Lo principal que necesitan, porque no lo están captando por sí mismos, son otros que entren en sus vidas y les digan: “Oye, esto funciona y esto no funciona. Así es como los estudiantes están experimentando tu clase”. Entonces, un elemento esencial es la humildad. ¿Está esa persona dispuesta a aceptar alguna corrección?

Estes: A veces vemos un alejamiento de los cursos tradicionales que sustentan la educación teológica. ¿Cómo responderías a eso?

Schreiner: Creo que es un error terrible. Los cursos tradicionales nos han servido bien durante cientos de años. Tal vez incluso podríamos decir miles, si miramos la historia de la iglesia primitiva. Necesitamos ser conscientes de lo que C. S. Lewis nos advirtió: la soberbia cronológica. Podemos caer en la trampa de las modas en la educación teológica, y como estamos inmersos en nuestra cultura actual, no reconocemos que son modas. Por lo tanto, debemos quedarnos con los temas que han resistido la prueba del tiempo.

En cuanto al plan de estudios, quiero mantener los clásicos, y no solo los cursos de herramientas, sino continuar enseñando a los estudiantes los idiomas bíblicos, la teología sistemática y la historia de la iglesia. Creo que esas cosas son vitales e importantes. Los cursos prácticos también son cruciales, pero hay una tentación de minimizar la educación clásica de antaño. Por supuesto, queremos aplicar las disciplinas clásicas en la educación teológica a problemas contemporáneos, pero no veo cómo podemos aplicar la teología a problemas contemporáneos si no la conocemos. Y eso significa tanto conocer la historia de la doctrina y la iglesia como la disciplina exegética y teológica.

Ministerio

Estes: Has estado activo en el ministerio aparte de la academia. ¿Podrías darnos un breve resumen de algunos de los ministerios clave en los que has estado involucrado, y luego reflexionar sobre cómo tus ministerios te han influenciado como profesor?

Schreiner: Estuve en dos equipos pastorales. Mi primer trabajo hace años fue en la Universidad Azusa Pacific de 1983 a 1986, y fui pastor asociado en una iglesia; predicaba una vez al mes y enseñaba en la escuela dominical. Luego, cuando nos mudamos a Minnesota, enseñaba regularmente en la escuela dominical, y también salía a predicar algunas veces. Serví como un dirigente en esa iglesia, pero no estaba en el personal.

Después, cuando vivimos en Kentucky desde 1998 hasta 2015, fui pastor predicador en nuestra iglesia, y me reunía con los líderes y estaba muy involucrado en el ministerio. Y diría que servir en la iglesia de esa manera tuvo una gran influencia en mi enseñanza, y también en mi erudición, porque comencé a pensar más en: ¿Por qué importa lo que estoy enseñando en la vida de la iglesia y en la vida de las personas? Y comencé a pensarlo en términos del ministerio de la iglesia, en términos de la vida cristiana y las misiones.

Así que diría que nada ha dado forma a mi enseñanza y escritura como el pastoreo. Eso no significa que cada página de lo que escribo o todo lo que enseño tenga una aplicación directa y reconocible de inmediato, pero siempre está en mi mente. Así que creo que pastorear tuvo un gran impacto en mí; estoy muy agradecido por ello.

Todos tenemos diferentes trayectorias y narrativas. Estoy muy interesado en la erudición técnica, pero he escrito más para la iglesia, incluso en mis comentarios, debido a mi ministerio pastoral. Cuando estoy escribiendo mis comentarios, cuando estoy enseñando mis clases, estoy constantemente pensando en cómo esto se aplica en la vida de la iglesia, en la vida del cristiano, para los misioneros, para los educadores, para los consejeros. Así que es difícil exagerar el impacto que el ministerio ha tenido en mí.

Estes: Supongo que el desafío para la academia es seguir viendo que los jóvenes académicos tengan algún papel en el ministerio a lo largo de sus vidas.

Schreiner: Sí, creo que sí. Suena tan elemental, pero no creo que todos lo hagan. Obviamente, la mayoría de las personas en la academia, no serán pastores. Tal vez no serán líderes en su iglesia, pero todos deberíamos estar involucrados en nuestra iglesia de maneras significativas. Y es fácil como académico desconectarse de la iglesia y de las personas, pero hay una profundidad en las relaciones en la iglesia, tanto para la alegría como para las pruebas y el dolor, y esas relaciones nos moldean y forman, y realmente nos hacen mejores académicos sin importar lo que estemos haciendo.

Algunos académicos hacen trabajos académicos muy técnicos, donde la aplicación práctica puede no ser tan clara de inmediato, y debemos apreciar y celebrar dicho trabajo. No queremos volver a una época en la que el pragmatismo y la aplicación práctica excluyan ese tipo de contribuciones. En el Southern, tenemos un cuerpo docente diverso, y estoy seguro de que esto es cierto para cada facultad. Las personas tienen diferentes dones y habilidades. Aun así, cada miembro del cuerpo docente debería ser activo en la iglesia. Por supuesto, eso se verá diferente para varios miembros del cuerpo docente, pero si no están activos en una iglesia en absoluto, creo que eso es un gran problema.

El valor de publicar

Estes: Dada tu historial de publicaciones, ¿por qué crees que es importante para los académicos, especialmente los más jóvenes, publicar?

Schreiner: Esa es una gran pregunta. No creo que sea necesariamente importante para los jóvenes académicos publicar. Creo que depende. Todos somos diferentes. Los miembros del cuerpo docente tienen diferentes fortalezas, capacidades e intereses. Los cuerpos docentes son diversos, y deberíamos celebrar esa diversidad. Entonces, algunos publicarán más que otros. No creo que sea prudente que la administración tenga un enfoque único para todos los profesores, como si todos los miembros del cuerpo docente debieran estar produciendo cuando son jóvenes.

Y para algunos jóvenes académicos, nuevamente, no hay regla, pero publicar más adelante es el mejor camino. Ponen los pies en la tierra, se establecen. Así que eso es un lado de la ecuación. El otro lado —y estoy seguro, Douglas, que también has conocido a personas así— algunos académicos no publican porque son demasiado perfeccionistas. Debemos comprender que lo que publicamos no es la última palabra sobre un tema.

Estamos aprendiendo, estamos creciendo mientras escribimos. No somos cañas sacudidas por el viento en nuestras publicaciones, pero tampoco son nuestros escritos pilares que nunca pueden ser movidos. Y me dije a mí mismo al principio de mi carrera, no quiero volverme tan orgulloso que piense: “Bueno, si he escrito algo, no puedo cambiar de opinión”. Así que puedo decir que hay cosas que he escrito y he cambiado de opinión. Está bien.

Entonces, por un lado, no creo que todos deban sentir que tienen que publicar cuando son jóvenes. Por otro lado, puede haber un sentido de: “Oh, tengo que decirlo perfectamente”, y eso puede inmovilizarnos. Y debemos darnos cuenta de que no podemos y no diremos perfectamente. Cada libro que he publicado, al dejarlo ir, estoy pensando: “Hay fallas en este libro. Hay cosas que sé que podrían ser mejores si pudiera pasar más tiempo”.

Pero hay un punto en el que simplemente tienes que dejarlo volar. Entonces le diría a los jóvenes académicos, publica lo que te emociona. Publica lo que está en tu corazón. Siempre he escrito con un fuerte deseo de escribir sobre lo que escribo, y creo que eso te sostiene al escribir.

Estes: Y no puedes corregirte más tarde si nunca escribiste la primera pieza para empezar, ¿verdad?

Schreiner: Correcto, correcto. Ninguno de nosotros es Agustín, pero incluso Agustín escribió retractaciones, ¿no es así?

Estes: Así es, y parte del crecimiento como académico y profesor es poder comunicar en qué estás trabajando y luego volver a ello más tarde y seguir ajustándolo.

Schreiner: Oh, sí, y decir: “Oye, algunas cosas las entendí mal”. No quiero ser descuidado, pero obviamente eso sucede.

Priorizar tu relación con Dios

Estes: ¿Qué crees que los docentes cristianos en la educación superior deberían prestar más atención? ¿En qué necesitan enfocarse?

Schreiner: Podría decir mil cosas, pero lo pondría así: lo más importante no es cansarnos en nuestra relación con Dios. Lo más importante para el cuerpo docente es lo más importante para todos. Y después de haber servido en las facultades durante treinta y nueve años, creo que debemos tener cuidado con el cinismo que puede venir fácilmente con la política académica, y a veces nos volvemos cínicos. Eso es un problema espiritual.

Necesitamos seguir cultivando nuestro amor por Dios y nuestro amor mutuo. El amor cubre multitud de pecados. Y tal vez sea la época en la que vivimos, pero siento que vivimos en un ambiente donde nos concentramos en los pecados y defectos de los demás.

Hay momentos en los que las personas necesitan ser llamadas por lo que han hecho y necesita haber disciplina. Pero principalmente estamos llamados a amar, y cuando mostramos amor por los demás, recordamos que también somos pecadores. No excusamos el pecado, pero trabajamos con otros pecadores y los amamos, y eso nos evitará ser cínicos. Y ese amor nos dará alegría en la enseñanza y nos ayudará a amar a nuestros estudiantes.

Hay una generosidad de espíritu que necesitamos cultivar que hace que nuestras instituciones sean más fuertes. Tal vez simplemente siento eso en el ambiente particular en el que estamos, pero eso es tan importante para mí, ese amor mutuo y no cansarse de tener una relación con Dios ni con los demás.

Arítculo original tomado de Word By Word.

Leave a Reply